Compartimos el artículo publicado por Fran Tébar en la red social de madres Miximoms.

Quiero iniciar las publicaciones dedicando cuatro líneas sobre los cuidados con Osteopatía durante el embarazo, ahora que se acerca el momento y las molestias empiezan a aflorar, espero que os sea esclarecedor.

Al embarazo se asocian cambios en todo el organismo (cada hueso, músculo, órgano y célula reacciona a estos cambios fisiológicos) donde pueden producirse alteraciones y cambios profundos en el metabolismo; físico-químicos, hormonales…

Durante el embarazo se sufre un estrés mecánico, fisiológico y biológico aunque estés destinada a tener un buen embarazo (la barriga crece al aumentar de tamaño el útero y convertirse este en un órgano abdominal) todos estos cambios – desequilibrios de peso en tu cuerpo son adaptados por otras zonas (vértebras y musculatura de la espalda por ejemplo) que provocan dolores, incomodidad…

El cuerpo y su capacidad de auto regulación, proporciona una óptima compensación para este estrés. Puede ser un reto para nuestro cuerpo mantener unas condiciones óptimas bajo tanta presión. Otro cambio notable es que todos los órganos del cuerpo aumentan su tamaño.

Aquí juegan un papel fundamental los cambios hormonales, que proporcionan elasticidad para que tu útero vaya creciendo en la cavidad abdominal. Son muy habituales las tensiones pélvicas, abdominales y costales, el crecimiento del útero no te dejará indiferente.

Nuestro tratamiento durante el embarazo busca normalizar el estrés mecánico e identificar potencialmente fallos en el sistema de adaptación ayudando a la madre en cada momento del embarazo.

También es muy útil para una buena preparación al parto.

Gracias al conocimiento de la anatomía (especialmente las estructuras y tejidos que forman la pelvis)  y el conocimiento fisiológico del momento del parto, podremos incidir en aquellos tejidos que intervienen en el mismo, reduciendo la rigidez y las tensiones de musculatura y otras estructuras del suelo pélvico. El objetivo es llegar al parto en el mejor estado físico y mecánico, ¡feliz y sin dolor!

¡Suerte futura mamá!