La vuelta al cole…

Muchos vuelven al cole tras 3 meses de “descanso”, disfrutando del entorno familiar, del espacio abierto, naturaleza, el aire del mar o de la montaña.

La mayoría se enfrentarán por primera vez al gran reto de “la escuela”, “la guarde” y es bien sabido por todos que este primer año es un reto para su salud, supone la aparición ó aumento del número de infecciones en el niño.

Podemos matizar un poco, seguramente el niño no llega estéril a este momento ya que en su día a día se ha relacionado con otros grupos de niños, ha frecuentado parques, fiestas infantiles, diversos grupos familiares… ha gateado por allá donde ha pasado y se ha llevado a la boca todo tipo de objetos para explorarlos, etc.

El momento que se le presenta, con la convivencia con otros niños vendrá a facilitar algunos contagios, pero esto NO debe justificar el hecho de que algunos niños se pongan enfermos cada semana, sufriendo repetidamente cuadros de otitisamigdalitis, bronquitis, lo que les llevará a un círculo de tratamiento continuo de antiinflamatorios, antibióticos o broncodilatadores.

vuelta_cole_osteopatia_infecciones

En este aumento de infecciones influirá algo más que los factores físicos relacionados con el contagio, ¡los factores emocionales tienen un peso específico muy importante!

El niño vive de forma traumática el alejamiento de la madre y presentan problemas de adaptación a la guardería o al parvulario, lo que les hace candidatos a padecer más enfermedades, mientras que los niños que acuden a la escuela con ilusión, ganas y sentimiento de seguridad enferman menos.

Existe una relación directa entre el estado emocional del niño y el sistema inmunitario porque el cerebro es el integrador de las emociones y el órgano que regula y dirige el sistema inmunitario.

Podemos ayudar a prevenir o disminuir estas enfermedades y ayudar a los niños a disfrutar del colegio con un buen nivel de salud.

Algunos consejos útiles:

  1. Reforzar sus defensas con un tratamiento Osteopático preventivo, equilibrando sus sistemas y armonizando el sistema nervioso.
  2. Incorporación a la guardería progresiva, lo que para facilita el proceso de adaptación.
  3. Evitar que el inicio de la escolaridad o “el nuevo curso” coincida con otros cambios importantes, como por ejemplo, el nacimiento de un hermanito, un cambio de domicilio o un cambio brusco del estilo de vida (quitar el chupete y los pañales al mismo tiempo).
  4. Llevarlo a la guardería o acompañarlo al colegio con tranquilidad, ilusión, sin angustia, trasmitiendo seguridad (el niño que percibe que su madre se siente inquieta, no confía plenamente en los educadores de su hijo y le deja con miedo, se adapta peor).
  5. Se acabaron el descontrol de las vacaciones, empezamos a regular los ritmos y horarios, sobre todo, los del sueño. Es imprescindible que los niños duerman bien (reponen energía, segregan hormona de crecimiento…).
  6. La homeopatía puede ayudarles a reforzar sus defensas (leucocitos, anticuerpos), desintoxicar el medio interno para evitar la instauración de cuadros alérgicos y mitigar el miedo a lo desconocido, porque es una medicina de terreno de acción muy profunda y eficaz.Feliz nuevo curso.

Fran Tébar
Osteópata D.O. MROE nº 319. Especialista en Osteopatia Infantil.